Nuestro compromiso

es transformar la economía

para cuidar la vida

Banca Ética Latinoamericana fue creada con el propósito de contribuir al desarrollo de una nueva economía para América Latina, basada en valores como el respeto y la dignidad del ser humano, así como el cuidado del medio ambiente. Trabajamos para conectar a inversionistas conscientes, interesados ​​en utilizar sus recursos financieros para un desarrollo verdaderamente sostenible, con organizaciones cuyos productos o servicios impactan positivamente en la sociedad y el planeta.

Somos éticos porque adoptamos criterios explícitos de inversión, total transparencia en nuestras operaciones y una política corporativa basada en el impacto.

No especulamos con el dinero. La gestión financiera de nuestras carteras tiene lugar en la economía real: en las escuelas, en los teatros, en los cultivos, en las industrias, que promueven el bienestar humano y la regeneración ambiental. Trabajamos con el mundo real para construir el mundo fraterno, inclusivo y justo que queremos.

Somos un grupo financiero que cuida de nuestra gente, nuestra cultura, nuestra naturaleza, nuestra educación, nuestra salud y el desarrollo social en nuestro territorio. Cuidamos la vida en América Latina.
Criterios explícitos de inversión

El 100% del financiamiento se destina a empresas e instituciones que impactan positivamente en la vida de las personas y el medio ambiente. No invertimos en nada que aumente la desigualdad y el cambio climático.

Incentivos orientados al impacto

La estructura de compensación de nuestros ejecutivos no incluye bonificaciones financieras vinculadas a objetivos comerciales.

Transparencia
total

Nuestros inversionistas son informados de forma periódica y detallada sobre el impacto real que generan sus inversiones.

Inversión en economía real

Nuestros proyectos son de la economía real (generadora de ideas, productos, servicios y empleo). No participamos en la economía especulativa.

Gobernanza que cuida el propósito

Tenemos una estructura de gobierno con dos niveles de gestión. La Fundación Dinero y Conciencia cuida del propósito central y el consejo bancario velará por los objetivos de la institución financiera.