Pasado, presente y futuro:

Construyendo juntos la Banca

Ética Latinoamericana

Contenido propio
30 de noviembre de 2022
Chile

“Banca Ética es más que crear un banco sustentable, con inversiones de impacto, esto es el ariete rompedor de un modelo obsoleto”, dijo Joan Melé.

Un recorrido por el pasado, desde nuestros orígenes como Banca Ética hace ya 10 años; el presente, con el foco en lo que hemos venido haciendo primero en Chile y luego en el resto de la región en países como Brasil, Argentina y Uruguay y el futuro, con una propuesta de cambiar el modelo económico a través de inversiones con impacto en las áreas de Educación y Cultura, Desarrollo Social y Medio Ambiente, es lo que se abordó el pasado lunes 28 de noviembre cuando en el auditorio del Campus Oriente de la UC se dieron cita más de un centenar de personas que siguieron con atención lo que iban a decir Joan Melé, Sebastián Cantuarias y Jorge Muñoz.

Con su plasticidad intelectual habitual, Melé fue el primero en intervenir. El Presidente de la Fundación Dinero y Conciencia repasó lo que fue el impulso inicial de nuestro proyecto, que por entonces echaba raíces en Chile de la mano del entusiasmo masivo de quienes vieron la posibilidad de crear una organización financiera con foco en las personas y el cuidado del planeta. Fuera de la lógica de maximizar los beneficios y de rentabilizar ganancias a costa del ser humano.

“En algún momento, la ética y el ser humano empezaron a cotizar más que las tasas de interés”, provocó Joan Melé para profundizar en el modelo de negocio de nuestro grupo financiero de impacto latinoamericano.

En la misma línea, planteó que es necesario dejar atrás el paradigma económico que nos rige por uno que se ocupe de no seguir devastando el planeta.

Por esa razón instó a los presentes al desafío de mantener el compromiso con el camino recorrido.

“¿Por qué lo hemos tirado todo por la borda últimamente, hablando sólo de dinero, tecnología y dinero? Esa es la tentación. Y por esto Banca Ética, para nosotros, es más que crear un banco sustentable, con inversiones de impacto, esto es el ariete rompedor de un modelo obsoleto, de oruga, es para decir que tenemos que crear un nuevo modelo social y económico”, interpeló.

Tras su intervención, el CEO de Banca Ética, Sebastián Cantuarias, habló de lo que aún falta por recorrer y de lo lejos que todavía estábamos de consolidar un modelo de banco que pueda hacerse cargo de los problemas estructurales que tenemos como sociedad latinoamericana. Por eso mismo, llamó a reforzar el compromiso.

Cantuarias aprovechó, asimismo, de reconocer la dedicación y entrega del equipo que ha hecho posible la construcción de esta organización

Posteriormente, el Gerente General de Doble Impacto (Oficina Pacífico Sur), Jorge Muñoz, presentó los números de la organización, los montos movilizados hacia iniciativas de impacto, las proyecciones futuras y el rigor financiero con el que realizamos nuestra tarea diaria, sobre todo en medio de las dificultades que implicó para muchas empresas el efecto demoledor de la pandemia.

Pero Jorge Muñoz también se dio tiempo para reflexionar y apelar a la conciencia de lo que hemos hecho y de la tarea que se viene a futuro. Así lo dijo:

“Cuando hablamos de Banca Ética, sea esto si nos paramos en el pasado, en el presente o en el futuro, siempre nos va a obligar a repensar al ser humano, a entender por qué nos estamos cargando al planeta y afectando la calidad de vida de las personas y no nos detenemos. Si hacemos un símil, cuando hay un terremoto, nos detenemos a revisar cómo se comportaron los materiales, cómo estaban las estructuras, revisar la normativa técnica y pensar cómo tenemos que construir para futuro; bueno, nosotros hemos vivido varios terremotos”, dijo.

Con alusión al estallido social y la pandemia, preguntó por qué no nos hemos detenido a pensar qué tipo de sociedad queremos construir y, en consecuencia, qué economía necesitamos. 

 “La Banca Ética nos permite pensar que el tipo de sociedad que tenemos que construir es otra. Estamos convencidos que hacia dónde queremos hacer fluir el dinero es el tipo de sociedad que vamos construyendo. Siempre doy el ejemplo de que si queremos descarbonizar la matriz energética, dejemos de financiar plantas a carbón. Y estamos hablando de una economía distinta o nueva, pero finalmente una economía muy potente, una economía que tiene mucha técnica, una economía en la que hablamos de ratio, hablamos de garantía, hablamos de flujo, hablamos de comité de riesgo, hablamos del carácter de los clientes y de los modelos de negocio, no es una economía más laxa, no es una economía inferior, sino que es una economía mucho más potente, con una diferencia, que volvemos a poner en la ecuación al ser humano, la dignidad del ser humano”, apuntó.

“En el mundo financiero, en alguna parte se nos cayó, se nos olvidó esa variable y sólo pensamos en el crecimiento, en la rentabilidad, en cómo vamos avanzando en el futuro y cuánto me da un negocio y dejamos de hablar de la dignidad humana o del ser humano”, aseveró.

Revive el evento “Pasado, presente y futuro” aquí.

impacto

negativo

El 100% de nuestra cartera de inversiones es de impacto positivo

impacto

positivo

Tú decides hacia donde haces circular tu dinero

Comparte en redes: