Joan Melé, en Estadão de Brasil:

"América Latina no es un continente

pobre, es un continente rico,

pero que está en mal estado"

Basado en publicación de Diario Estadão
11 noviembre 2021
Brasil

El promotor de Banca Ética Latinoamericana conversó en extenso con el medio paulista sobre la etapa de escalamiento regional en la que se encuentra el grupo financiero. Aquí algunas de sus reflexiones.

“Desde niño siempre me interesaron los temas sociales”, declara Joan Melé al conversar con el medio brasileño Estadao. Y claro, no se trata de una frase lanzada al azar, porque el promotor de Banca Ética Latinoamericana sabe a ciencia cierta, tras recorrer desde hace más de cinco años la región, que ahí, en lo social, es donde en efecto radican parte de los problemas y desafíos que tiene el continente en materia de equidad e integración.
Melé dice entonces que bajo su mirada “América Latina no es un continente pobre, es un continente rico”, pero que está en mal estado, y que lo que se necesita “es el desarrollo de una economía que genere riqueza para todos y resuelva esta desigualdad”.
Esa economía a la que se refiere, y que resuelve en parte los problemas de desigualdad que afectan a América Latina, es precisamente la labor que desarrolla Banca Ética en la región, y por la que Joan Melé se encuentra hablando con la periodista Geovana Pagel.
A la editora le cuenta que Banca Ética ya abrió oficinas en Buenos Aires, Montevideo y Sao Paulo, que se suman a la que opera en Santiago desde 2018. Joan Melé explica que la idea de llegar a Brasil tiene que ver con la relevancia de este país en materia comercial y económica. Así lo dice: “No podemos hablar de América Latina sin hablar de Brasil. Siempre pensamos en Brasil, México, Colombia y Argentina en términos de tamaño, pero São Paulo es la capital financiera y económica de América Latina”.

“No podemos hablar de América Latina sin hablar de Brasil. Siempre pensamos en Brasil, México, Colombia y Argentina en términos de tamaño, pero São Paulo es la capital financiera y económica de América Latina”.

Consultado por lo que se proyecta hacer en en este país, responde que “hay sectores que tienen mucho potencial, como el educativo. Así como el universo de la agricultura orgánica, biodinámica, agroforestería y agricultura regenerativa. Brasil ha sido severamente castigado con la deforestación, por eso queremos demostrar que además de ser un buen negocio, podemos regenerar la tierra. Estos son sectores en los que invertimos no sólo porque vamos a ganar dinero. Tendremos que ganar dinero, pero es esta inversión la que necesita el país”.

De todos modos, su diagnóstico es que, al igual que en Brasil, “la mayoría de los países latinoamericanos necesitan el desarrollo de los sectores sociales, ya que hay muchos barrios marginales”.

A partir de esa afirmación, cuenta que al recorrer algunos lugares del continente se ha encontrado, por ejemplo, con personas que quieren un televisor gigante para ver el partido de Brasil contra Argentina. “Veo mucha gente de clase media en los centros comerciales comprando de forma descontrolada”, afirma.

Ese fenómeno -dice- hay que combatirlo a través del fomento del consumo responsable, porque “el consumo irresponsable es una pérdida de libertad”. Al respecto, explica por qué se hace indispensable promover la cultura. “Siempre miramos las necesidades físicas, pero hay necesidades psíquicas, emocionales y espirituales. La cultura proporciona respuestas para esto”, asevera.

Melé observa que el futuro está en las nuevas generaciones, que, a diferencias de sus padres, ya comenzaron desde hace un tiempo a preguntarse, y buscar respuestas, frente a lo que él formula cada vez que dicta una charla, un seminario o conversa con un medio de comunicación: ¿qué se financia con mi dinero?

A modo de síntesis, explica a Estadão que Banca Ética es un grupo financiero regional que tiene el propósito de conectar el dinero del “inversor consciente” con empresas con impacto positivo en toda Latinoamérica.

Ir al artículo en Diario Estadão aquí.

Comparte en redes: