Nos interesa el uso eficiente del

agua y acá te contamos qué

hacemos para promoverlo

Contenido propio
27 de septiembre de 2022
Chile
Daniela Lopez Noticia

Daniela López, subgerenta de Medio Ambiente, se refiere al impulso que le estamos dando a los proyectos de bono riego.

¿De qué manera Banca Ética impulsa el uso eficiente del agua?

-Lo que nos interesa es potenciar el segmento de la agricultura, principalmente en mejorar sus prácticas hacia la eficiencia hídrica. Hoy existe este beneficio, que es el bono riego, al que que los agricultores pueden postular en distintos proyectos, como riego tecnificado, mejoramiento de canales, embalses, energías renovables, y eso les permite tener mayor seguridad de riego, tener mejor distribución y ser más eficientes en el uso del agua; que hoy, sabemos, es una problemática que necesita la implementación de medidas más eficientes.

¿Qué riesgos hay en la actividad agrícola al respecto?

-El riesgo es que en el mediano plazo, ni siquiera largo, va a haber escasez de agua, lo que implica que las horas de riego son más limitadas, lo que, a su vez, conlleva pérdida de producción y eso, por añadidura, genera escasez de frutas y de verduras con el consecuente aumento de los precios. Entonces, se va generando un problema económico para consumidores y productores.

¿Y qué rol juega la Banca Ética en este circuito?

-Hoy día, si bien, los beneficiarios son los agricultores, los que requieren el financiamiento son los consultores que presentan los proyectos y quienes ejecutan los proyectos. Ahí lo que nosotros  buscamos es entender que, como el bono riego se paga una vez que está finalizada la obra, hay todo un déficit de caja que se genera previo a la ejecución de las obras, comprar los materiales, pagar la mano de obra, y ahí está el problema de estos proyectos, ya que muchos quedan desiertos porque no tienen cómo financiarse. Entonces, a través de nuestra gestión de financiamiento, apoyamos en distintas etapas estos proyectos; desde cero o con un avance de obra o incluso al 100%. Esto depende mucho de  cada evaluación y de cada empresa. Pero nos interesa resolver cualquier tipo de necesidad que exista.

¿En qué zonas del país han identificado estas urgencias en términos de eficiencia hídrica?

-En general, el problema está más concentrado en la zona central hasta Maule y también hacia el norte. Hemos evaluado, por ejemplo, proyectos en San Pedro de Atacama, también en Coquimbo y ahí, como el agua es mucho más escasa, lo principal es hacer un uso eficiente de este recurso. En la zona central hay más proyectos de riego tecnificado, de canales y de compuertas de distribución para ordenar a las asociaciones de canalistas en cómo se distribuye el agua.

¿Este problema del agua ha implicado que algunos productores hayan tenido que trasladarse de territorio?

-En efecto, está pasando que se están trasladando muchas plantaciones y muchos productores cada vez más hacia el sur. Es un hecho que está ocurriendo en Chile. Y aquello implica que cada vez hay menos suelo agrícola, por lo que vemos que están entrando mucho las parcelas de agrado, que vienen a competir con el suelo agrícola. Pero claro, las condiciones climáticas no siempre son las más adecuadas para ciertos cultivos; por ejemplo, si se necesitan condiciones más cálidas, en una zona como el sur habrá más dificultades en la plantación. Entonces, hay también un encarecimiento en cuanto a cómo mejorar el rendimiento del campo.

¿Cuál es nuestro diferenciador?

-Lo primero es que nos interesa el impacto de los proyectos. Entendemos la importancia que tiene que se ejecuten, entonces nuestra evaluación parte desde ahí, desde el hacer que estos proyectos salgan adelante. También tenemos flexibilidad a la hora de evaluar, porque podemos entrar en distintas etapas de ejecución de los proyectos, y también consideramos todas las variables, como la estacionalidad o que potencialmente deban retrasar los pagos. En consecuencia, nos sentamos a conversar con quienes ejecutan para dar la mejor estructura posible y en el caso de que haya un retraso considerar esas variables. Esa cercanía es nuestro diferenciador.

Comparte en redes: